banner COVID-19 Especificar
Equipos de bombeo, Pisca, entrevista, de paso, especificar

especificar en redes

logotipo revista Especificar

Por Yazbeth González / Gerente Senior de Comunicación en Rotoplas


Plomería


Durante muchos años, en la industria de la construcción se han usado materiales y métodos tradicionales de soldadura para la unión de sistemas hidráulicos y de gas; sin embargo, a través del tiempo los profesionales se dieron cuenta de que necesitaban otro tipo de soluciones, tanto de infraestructura como de metodologías que brindaran mayor resistencia y alta durabilidad.


Fue a mediados de la década de 1950 cuando en Europa se descubrió la polimerización catalítica de propileno, y dos décadas después, el alemán Karl Ziegler y el italiano Giulio Tanta fueron reconocidos por su labor en una investigación científica en la que aplicaron catalizadores que revolucionaron el mundo de las conducciones, surgiendo así el polipropileno. Es así como este termoplástico ha tenido diversas aplicaciones, ya que es un producto inerte, reciclable y considerado un innovador para su época, además de que se le pronostica un mayor desarrollo en el futuro.


Uno de los usos de este polímero es en la conducción hidráulica mediante tuberías, debido a que ofrece beneficios como bajo peso, elasticidad y flexibilidad, así como resistencia a la corrosión. A la par de la tubería de polipropileno, se desarrolló un método para tener un mayor aprovechamiento de este desarrollo tecnológico. Se trata del sistema de termofusión, proceso a través del cual dos piezas tubulares pueden fundirse simultáneamente para crear una sola, y con cuya técnica se pretende garantizar en mayor medida la eliminación de fugas por conexión.


El proceso de termofusión ocurre cuando se seleccionan dos superficies de polipropileno y un calentador con placa funde ambos lados, para que después de quitarlo ambas piezas se unan a partir de una presión controlada. Una vez pasado cierto tiempo, ambas superficies se enfrían y quedan fusionadas en una unión permanente y monolítica.


Este nuevo método de unir piezas de tubería revolucionó la forma de trabajo, no sólo en los países donde se originó, sino que se extendió al continente americano, primero, a Estados Unidos y Canadá y, posteriormente, a México y Latinoamérica.


Termofusión frente a otros sistemas

No se puede hablar de la eficacia de la termofusión sin mencionar otras soluciones para unir sistemas de conducción de agua, gas y electricidad (que en el caso de México son la soldadura por gas y pegamentos industriales).


Ya hemos hablado de los diferentes tipos de termofusión que se emplea para la tubería de Polipropileno Copolímero Random (PP-R), la cual es una tecnología única, muy resistente y que, en términos económicos, representa una opción de ahorro, pues reduce los costos hasta una tercera parte frente a materiales como el cobre, además de que es superior al CPVC. El PP-R soporta temperaturas extremas; por ejemplo, resiste hasta -5 ºC sin romperse y puede durar hasta 30 años a la intemperie (gracias a su capa protectora UV) y más de 50 años en interiores; es resistente a los golpes de instalación y presiones de alrededor de 24 kg/ cm2, y es muy flexible, a fin de mantener la calidad del agua que transporta. Debido a sus características naturales, el método de unión garantiza que no haya fugas al rehacer una pieza única en favor de tener un buen manejo de los materiales y del proyecto arquitectónico. 


Otro método de unión de tubería muy utilizado es la soldadura por gas. Es una técnica usada principalmente en el cobre, y que cuenta con mayor reconocimiento y tradición entre los plomeros, fontaneros y técnicos en aire acondicionado y refrigeración. Existen dos tipos de soldadura, dependiendo de las condiciones y de la aplicación:


  • La convencional o blanda, normalmente empleada para instalaciones de plomería y gas 
  • La fuerte, que es la técnica estándar en el sector de refrigeración y aire acondicionado


A pesar de que se emplea en un material que resiste altas temperaturas, cuenta con un alto porcentaje de fugas debido a una deficiente capacitación, por lo que las soldaduras pueden presentar zonas agrietadas, débiles, con combaduras o deformaciones. Además, debido a sus características como metal, conforme pasa el tiempo presenta incrustaciones o corrosión.


Una tercera opción son lo pegamentos industriales. Es el método menos eficaz, ya que se aplica en CPVC o PVC, materiales poco recomendables para exteriores, ya que su color traslucido permite el paso de luz solar, que al contacto con el agua genera fotosíntesis y la proliferación de moho y hongos, además de sufrir daños con facilidad cuando están en contacto directo con las variaciones climáticas, y representan mayor número de fugas al tener una mala instalación o emplearse pegamentos de mala calidad.


La manera en la que se unen los elementos de una instalación con los materiales anteriormente mencionados es a través de ensambles, conexiones roscadas o soldadura con solventes. En la primera, sólo con embonar las piezas y colocar pegamento líquido para su sellado bastará. Mientras que en la segunda se hace uso de cintas de teflón para aislar los contenidos. La tercera es la soldadura de cemento solvente que, como su nombre lo indica, utiliza solventes y resina para fusionar químicamente la tubería y la conexión a nivel molecular.


La importancia de esta tecnología


El Consejo Nacional de Población (Conapo) estima que para 2025 la proyección de las viviendas en nuestro país será de 35.7 millones, las cuales deberán ser provistas de servicios básicos. Uno de los más importantes es el suministro de agua potable, el cual ha arrastrado pérdidas físicas de hasta 40 por ciento a nivel nacional, siendo la toma domiciliaria la tercera parte de esta merma.


Uno de los temas recurrentes dentro de las edificaciones son las fugas en las instalaciones hidrosanitarias. En ese sentido, como ya hemos visto, los materiales y métodos de unión más usados en las tuberías son fundamentales para evitar estas fallas; sin embargo, éstas deben de seguir con ciertas especificaciones, así como cumplir con la aplicación correcta de las tecnologías en beneficio de los usuarios.


Es en los planos de conjunto y en el plano isométrico donde se especifica la distribución de las líneas de agua, su diámetro, válvulas, conexiones, tipo de tubería y lista de materiales, así como la presión máxima a las que estarán sometidas las tuberías de agua; con base en ella será probada.


En lo que respecta a la normatividad, de acuerdo con la declaratoria del Diario Oficial de la Federación, la norma NMXE- 226/2-CNCP-2007 para tubos de Polipropileno (PP) para unión de termofusión en instalaciones para la conducción de agua caliente o fría-Serie Métrica-Especificaciones establecen los estándares de fabricación que la industria plástica debe de cumplir en sus productos. Esta norma mexicana describe los requisitos mínimos de estanqueidad y hermeticidad que deben cumplir las instalaciones hidrosanitarias, a fin de asegurar su correcto funcionamiento. Para las uniones de polipropileno, la norma indica que se realizarán de acuerdo con las especificaciones del fabricante, por eso es muy importante contar con capacitación de alta calidad.


Por ejemplo, recientemente, en la Encuesta Nacional de Plomería 2018, realizada por Best Concept Group, Grupo Rotoplas fue reconocida como la mejor empresa que ofreció capacitación para plomeros. Este reconocimiento se les entrega a los profesionales de la plomería y cuenta con validez ante la Secretaría de Educación Pública, con lo que se otorga oportunidades a quienes usan sus soluciones.


En México existe un área de oportunidad porque hay una gran cantidad de obras donde la tubería ha terminado su vida útil, por lo que usar materiales y métodos de unión eficaces como polipropileno y termofusión garantizarán una conducción de agua de manera ilimitada.

Termofusión: revolución para sistemas de tubería

© Rotoplas

Existen diferentes tipos de fusión 


A tope. Se realiza para hacer juntas de extremo a extremo entre tuberías con planos y accesorios que tienen el mismo diámetro exterior y similar espesor de pared


La fusión de silleta o flanco. Se usa para para instalar un accesorio de salida de ramal en la parte superior o lateral de la tubería principal. Por ejemplo, es común que se instalen tes roscadas en las tuberías principales y los accesorios de silletas de ramales o de servicios a los lados. Una vez enfriada la unión, se perfora para permitir el paso del flujo por el ramal


La fusión a socket. Se utiliza para unir tubos de 16 a 125 mm encajando un tubo dentro de una conexión por medio de la termofusión


Suscribir