banner COVID-19 Especificar
Equipos de bombeo, Pisca, entrevista, de paso, especificar

especificar en redes

Esta innovación, en conjunto con la llave ETF-660, marcaba una nueva era para la plomería comercial, si bien para Sloan se trataba de una innovación más en su lista. Antes de los sistemas sin contacto, la compañía ya había inventado dos importantes tecnologías manuales: el fluxómetro Royal, diseñado en 1906 para reemplazar muebles de tanque y cadena, el cual requería menos agua y energía para realizar una descarga confiable no afectada por la gravedad; y el fluxómetro de pistón, en 1928, resistente al agua  dura y que ofrece un mejor desempeño ante presiones bajas.

Pero las innovaciones desarrolladas por la compañía no paran ahí. Antes de iniciar el nuevo milenio, en 1992, Sloan lanzó al mercado su línea de llaves y fluxómetros Optima, primeros sistemas en el mercado que, además de contar con tecnología sin contacto, operaban con baterías. Al suprimir la necesidad de alimentación eléctrica para el funcionamiento del sistema, se abrió paso a instalaciones más sencillas y optimizadas, que le brindaban a los fluxómetros casi total autonomía.

La llegada de la autonomía
Un paso más hacia la autonomía de los equipos llegó poco más de una década después. En 2005, Sloan lanzó al mercado el primer equipo híbrido (con alimentación eléctrica y por baterías): las llaves modelo EAF-275, las cuales representaron un salto tecnológico al integrar a un sistema de plomería las ventajas de las energías limpias. Se trató de la primera línea de llaves en contar con una celda fotovoltaica para generar energía a partir de la luz solar y aprovecharla para su funcionamiento. Sólo tres años más tarde, los fluxómetros se subían al barco de la energía solar con el lanzamiento del modelo Solis, primero en el mundo con tecnología fotovoltaica.

Fluxómetro Royal, diseñado en 1906 para remplazar muebles de cadena y tanque

La aceptación de este primer modelo fue poco exitosa durante su primera década de existencia, pese a que atendía una necesidad muy específica (y muy actual): que las personas tenían que tocar las superficies en los baños públicos, pero no estaban dispuestas a hacerlo.

El éxito de la tecnología llegó en 1984, gracias a la genialidad de un ingeniero hoy retirado. Su idea brillante permitió desarrollar el modelo ETF-660, que integraba un sensor con forma de perilla. Cuando el público se acercaba para intentar girarlo, el sensor activaba la llave antes de que llegaran a tocarlo. Este concepto de diseño increíblemente simple capacitó al público sobre cómo usar las llaves con sensor y es lo que creó todo el mercado de llaves sin contacto que existe en la actualidad.

La tradición de innovar
En el año 1978, algunos años antes del lanzamiento de las llaves ETF-660, que se probaron en campo en el aeropuerto O'Hare de Chicago —mientras en México un grupo de trabajadores de la compañía de Luz y Fuerza del Centro notificaba al INAH el histórico hallazgo de la Coyolxauhqui—, Sloan lanzaba en Estados Unidos el primer fluxómetro con sensor del mercado.

La conectividad Bluetooth abre la puerta a nuevas posibilidades que revolucionarán las actividades de mantenimiento, pues el sistema permite monitorear el estado de cada equipo, si se encuentra activado por falla o si existe una fuga de agua.

La autonomía de los sistemas de plomería comerciales llegó en su totalidad en 2012, con el lanzamiento de dos nuevas líneas: las llaves Basys, también con captación de energía solar, y las llaves Basys 380 Capacitiva, capaz de generar energía a través de una turbina independiente.

El internet de las cosas llegó a la plomería comercial
La evolución más reciente de las tecnologías de Sloan llegó al mercado en 2018. Como en innovaciones anteriores, el equipo de ingeniería de Sloan logró integrar las ventajas de los últimos avances tecnológicos a un equipo de plomería comercial para obtener los mayores beneficios. La línea de llaves Optima BT sobresale por varios motivos: cuenta con la autonomía de la línea Basys capacitiva, al generar energía mediante una turbina; la activación mediante sensor del cuadragenario modelo ETF-660, y las ventajas del internet de las cosas, al contar con conectividad Bluetooth. En pocas palabras, la línea Optima BT resume la historia de innovación de Sloan en un equipo.

Y es que la conectividad Bluetooth abre la puerta a nuevas posibilidades que revolucionarán las actividades de mantenimiento, pues el sistema permite monitorear el estado de cada equipo, si se encuentra activado por falla o si existe una fuga de agua. En la palma de la mano, la posibilidad de saber qué necesita cada equipo y qué acciones tomar.

La historia de Sloan está poblada de inventos que han revolucionado la industria. Desde su origen con el fluxómetro Royal en 1906, la marca ha desarrollado sistemas pioneros, como el fluxómetro de pistón, los equipos con carga solar o las tecnologías sin contacto. ¿Qué sería del mundo en la era Covid sin estas innovaciones?

En Sloan nos sentimos orgullosos de ser pioneros en el desarrollo de productos SIN CONTACTO, y es por eso que a más de 40 años desde que se lanzó la primera llave de sensor, la evolución tecnológica de Sloan en el desarrollo de productos electrónicos, ha ido en constante evolución, con las mejores tecnologías del mercado para productos de baño comercial.

Nuestro único objetivo ha sido, es y seguirá siendo nuestra pasión por el cuidado de la salud de nuestros usuarios, el cuidado del medio ambiente y de nuestros recursos naturales.

Son ya 114 años desde que inventamos el primer fluxómetro y apenas, estamos comenzando.

Sloan apasionados por cuidar a México y el mundo.


Contáctanos
info@sloan.com.mx

facebook.com/SloanMexico
instagram.com/sloanmexico
linkedIn.com/company/sloan-mexico
youtube.com-Sloan Mexico
www.sloan.com/es

logotipo revista Especificar

[ PLOMERÍA ]

Ciudad de México, 05 de julio, 2021


​​El rasgo principal de la pandemia de Covid-19 ha sido el distanciamiento. Nos alejamos unos de otros para evitar contagios; nos alejamos de las oficinas, de las aglomeraciones y de la mayoría de las actividades habituales.

Pero esto también ha causado, con perfecta ironía, acercamientos de otra índole: al trabajo en casa, a la introspección y a revalorar la convivencia, la seguridad, el uso del agua, los espacios que habitamos y los productos que utilizamos. De entre éstos, las llaves del lavamanos han cobrado protagonismo. Aunque suene exagerado, durante el último año lavarse las manos ha sido un acto casi de supervivencia.

En este escenario, los productos para baños comerciales sin contacto se han convertido en un gran aliado para ayudar a salvaguardar las vidas humanas. Bien sea en la forma de una llave para lavamanos, un fluxómetro o un secador de manos, esta tecnología se ha vuelto (casi) imprescindible.

Pero ¿qué pensarías si te dijeran que las personas solían golpear las llaves con sensor cuando éstas se introdujeron al mercado? Suena a broma, ¿verdad? Lo cierto es que ésa era una escena cotidiana en el año de 1974, cuando Sloan creó la primera llave sin contacto del mundo.

Llaves sin contacto (el primer acercamiento)
Las personas, acostumbradas a las llaves manuales, solían golpear con frustración los sistemas con sensor y dañarlos, pues aún no estaban familiarizadas con este tipo de equipos, que por entonces consistían de un sensor de pared vinculado al mecanismo de la llave.

Primer fluxómetro de pistón, inventado en 1928 para un mejor desempeño ante baja presión

El modelo ETF-660 integraba un sensor con forma de perilla. Cuando el público se acercaba para intentar girarlo, el sensor activaba la llave antes de que llegaran a tocarlo. Este concepto de diseño capacitó al público sobre cómo usar las llaves con sensor y creó el mercado de llaves sin contacto que existe en la actualidad.

Sloan, más de 40 años siendo pioneros en tecnología sin contacto

¿Qué pensarías si te dijeran que las personas solían golpear las llaves con sensor cuando éstas se introdujeron al mercado? Suena a broma, ¿verdad? Lo cierto es que ésa era una escena cotidiana en el año de 1974, cuando Sloan creó la primera llave sin contacto del mundo

Suscribir