4 herramientas construcción BIM Victaulic artículo drones

especificar en redes

logotipo revista Especificar

Para revertir las secuelas del cambio climático es conveniente valorar los servicios ambientales que brindan los bosques al capturar el dióxido de carbono (CO2) y otros gases que degradan el entorno, lo que propicia un aire limpio, la captación de lluvia y un clima favorable para vivir, señaló Fernando Pineda, estudiante de la maestría en Energía y Medio Ambiente en la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La captura de CO
2 se refiere a la cantidad de este elemento que se fija en la biomasa de los árboles, explicó en el 9º Congreso Nacional de Investigación en Cambio Climático, realizado en la Unidad Azcapotzalco. De acuerdo con información de la Comisión Nacional Forestal, los servicios medioambientales “son beneficios intangibles que no se utilizan o aprovechan de manera directa, generan un buen clima, aire limpio o simplemente un paisaje bello”.

La superficie forestal es el ecosistema más dañado, por lo que en las reuniones mundiales sobre cambio climático se ha buscado revalorar el bosque y la concepción de que es posible obtener otros productos no maderables “incorporando el concepto de costos y beneficios ambientales en los mecanismos de mercado”.

El servicio ambiental ha sido adecuado para implementar y dar soporte a las políticas públicas y en algunos casos tiene que ver con el aire, la biodiversidad, el agua y la mitigación del cambio climático, mediante la captura del carbono en los bosques. “Los vegetales toman el CO
2 atmosférico para integrarlo al ciclo de fotosíntesis y transformarlo junto con el agua en azúcares pero mantienen el carbono para crecer. La concentración de carbono en la atmósfera ha ido aumentando en 1.83 partes por millón al año y seguirá creciendo, de ahí la importancia de manejar adecuadamente la cobertura vegetal para mitigar las concentraciones de ese elemento en la atmósfera”, señaló al dictar la conferencia Evaluación económica del servicio ambiental: captura de carbono en un bosque templado de Sierra Nevada.

El investigador explicó que su proyecto abarca el Área Natural Protegida ubicada en el municipio de Tlalmanalco, Estado de México, que forma parte de la Reserva Ecológica del mismo nombre, cuenta con una superficie de 30 mil hectáreas y es uno de los principales pulmones del Valle de México.

La zona de estudio – bosque mixto de encino y pino de 450 hectáreas– pertenece al gobierno del estado, que en 1999 firmó convenio con la UAM para el desarrollo sustentable de la Sierra Nevada, que capta aproximadamente 1.092 milímetros de lluvia al año.

Pineda Campos señaló que para medir la captación de carbono se usa el término rodales por hectárea, que se ocupa en la biología para agrupar los árboles por especies o edad. El proyecto abarca 16 rodales, cada uno de los cuales captura hasta 15 mil toneladas de carbono por hectárea anualmente.

Para el estudio se aplicaron encuestas a los pobladores de la zona, de los cuales 81 por ciento señaló que estaría dispuesto a pagar una cuota de entre 20 y 50 pesos para conservar el bosque. “Preocupa que la población mostrara poco interés en participar en el proyecto, por lo que para concretar un esquema de servicios ambientales es necesaria la participación del gobierno estatal, de instituciones forestales federales, así como el apoyo académico de instituciones como lo hace la UAM”, concluyó.

Servicios ambientales generan beneficios intangibles no aprovechados

Suscribir