Baños


Por Angel Martínez  


Quien crea que las tinas para baño sólo han sido elementos elegantes para el disfrute del agua, probablemente desconoce cómo se formuló el Principio de Arquímedes. Si bien la accesibilidad a éstas ha cambiado significativamente en los más de 2 mil años que llevan de existencia, su función sigue siendo trascendental para colaborar a la cultura de la higiene.


Según nos cuentan los autores Carmen Isabel Gómez, Francisco José Moreno-Martínez y Ana María Hernández-Susart en su artículo “Evolución histórica de la higiene corporal”, para la medicina griega la higiene se trataba de un proceso para alcanzar un equilibrio entre los cuatro humores principales: la sangre, la flema, la bilis amarilla y la bilis negra. En este sentido, “una de las terapéuticas provenientes de la medicina hipocrática para restablecer el equilibrio humoral eran los baños, puesto que el agua traía efectos benéficos, además de purificar el alma por la inmersión que lava y renueva”.


Actualmente, a este conocimiento milenario se han sumado estudios científicos que demuestran los beneficios de tomar un baño de tina o bañera. Juan Carlos Lerdo de Tejada Brito, Director de Ventas para Villeroy & Boch, refiere que “está comprobado que en climas fríos, tomar un baño en regadera implicaría alrededor de 40 minutos para que tu cuerpo se caliente; en una tina, esto se logra en 10 minutos. Asimismo, se ha demostrado que la gente que tiene hipertensión y diabetes tiene mejor control de éstas cuando se bañan en tinas, además de que también mejora la circulación, y ayuda a relajarte”.


Una misión para el confort


De uso más común en la cultura europea, e incluso en Estados Unidos y Canadá, parecería que en México y Latinoamérica las tinas de baño están reservadas para los altos niveles socioeconómicos. Sin embargo, en opinión de Lerdo de Tejada Brito, hay sectores que podrían ofrecer esta experiencia sin que ello signifique un gasto extraordinario; uno de estos sectores es, sin duda, el del hospedaje.


Lerdo de Tejada Brito detalla que en el sector de la hotelería existe un crecimiento sostenido del 10 % en la incorporación de estos elementos, aunque resalta que ha habido momentos de bonanza en los que han alcanzado hasta un 30 %. “Incluso con las crisis nacionales así ha fluctuado el mercado; sin embargo, sí crece. Ha influido, también, la visita extranjera, ya que para los extranjeros la bañera sí forma parte de su equipamiento esencial en el cuarto de baño”, reconoce.


En este sentido, extiende: “En el segmento de playas, en lo que es el sudeste de México, el corredor Cancún-Playa del Carmen-Tulúm es el que ha tenido más desarrollo, seguido por lugares como La Riviera Nayarit y Punta Mita. El crecimiento en el segmento Premium es más exponencial; se dispara con la llegada de hoteles exclusivos. Nosotros hemos llegado a tener crecimientos de 30 % de un año a otro. Pero globalmente es de 10 %”.


El Director de Ventas explica cómo es que se dividen tanto el segmento Premium como el segmento medio para el sector de la hotelería. Según establece, el segmento medio es el que tiene mayor presencia en el sector hotelero, ya que son las bañeras empotrables, generalmente de materiales como acrílico, y cuyas medidas están entre 1.60 y 1.80 metros de longitud, por 90 cm de ancho. Este diseño conforma el 50 % de las instalaciones, mientras que el otro 50 % lo ocupan las tinas sin sistema de hidromasaje, esto es, las tinas de remojo.


El segmento Premium, por su parte, es aquel en el que se integran materiales específicos o especiales. En este segmento, explica el representare de Villeroy & Boch, se buscan diferenciadores que al diseñador de interiores o al proyectista le parezcan interesantes, ya sea en colores o en diseños, e incluso en materiales. Se trata más de modelos free-standing, en los que la bañera no es sólo un elemento utilitario, sino que se le regresa algo de su historia e importancia, como un elemento, también, escultórico.


Por otro lado, en este proceso de desmitificación sobre las bañeras para el sector hotelero, principalmente –aunque no descarta al sector residencial–, el director de Ventas sabe que hay, sobre todo, dos ideas que siguen condicionando su adquisición. La primera tiene que ver con el sobrecosto que implica al ser un elemento que sobrepasa la triada esencial que conforma el baño en la actualidad: el sanitario, la regadera y la grifería. La segunda es que subsiste la idea de que son elementos sucios y potencialmente peligrosos.


Respecto a la primera idea, Lerdo de Tejada resalta que si bien son elementos que incrementarían la inversión hasta en 20 %, respecto de una solución en acrílico, es un gasto que se amortiza en la póliza de seguro del hotel, por lo menos en cuanto a esta marca se refiere.


“Cuando una aseguradora hace un avalúo y observa que las bañeras son de materiales inflamables, como el acrílico, tienden a aumentar el costo de esta póliza. En cambio, en nuestro caso son de Quaryl®, material conformado con 60 % de cuarzo y una pequeña mezcla de acrílico que las hace autoextinguibles, por lo tanto, no desprenden gases. Esto nos ha beneficiado mucho en el mercado nacional porque al hotel le abarata la prima del seguro”, menciona.


Si bien el tema de las aseguradoras es importante a nivel mundial para este segmento, Juan Carlos Lerdo de Tejada cree que existe una preocupación más marcada en el mercado norteamericano. En cambio, los europeos prefieren enfocarse en la limpieza del mueble: “Los europeos piden que sean materiales muy durables, no tanto por el resurgimiento sino por el mantenimiento, ya que otro de los mitos que existen alrededor de las tinas es que son sucias. En consecuencia, lo que el europeo pide es que no sea elaborado en cuanto a su mantenimiento y que a la vez sea atractivo para el cliente, que se note que es un producto limpio”.


Para despejar las dudas sobre este último punto, insiste en las propiedades del Quaryl® de Villeroy & Boch. Explica que este elemento, exclusivo de la marca, proporciona una apariencia final muy semejante a la cerámica sanitaria, lo que además de darle un aspecto muy limpio al mueble, lo hace más fácil de limpiar, además de que evita cualquier especie de asentamiento de líquido. Además, son resistentes a los rayos UV y no sufren degradación.


“En la parte de la higiene, usamos un acrílico de grado sanitario. Este grado tiene más porosidad, y será más difícil que se adhiera la suciedad; la poca que quede, facilita la limpieza. En el caso del Quaryl®, la porosidad está reducida al mínimo. Villeroy & Boch tiene presencia en 120 países del mundo. Nuestros productos están pensados y diseñados para cumplir con las normas sanitarias de todos los países. Cuidamos que estén dentro de las normas específicas de cada país”, comenta.


2006, año de la conquista de América


La confianza del portafolio de soluciones para el sector hotelero y residencial de la marca de origen alemán no se agota en reducir la prima del seguro ni en garantizar elementos de limpieza eficientes. Según extiende el representante de Villeroy & Boch en México, también han cumplido con las normas de seguridad europeas, puesto que a nivel local no existe alguna normatividad que regule estos elementos, haciéndolos de libre importación.

“La certificación [europea] se obtiene de una manera muy visual. El fabricante tiene que mandar una placa idéntica a la que utiliza en sus soluciones a un laboratorio; ahí se hacen pruebas, en las que, mientras una persona está de pie, se va vertiendo un poco de agua, además de que se empieza a inclinar la base. El laboratorio, entonces, mide los grados hasta los que se puede inclinar la placa sin que se resbale la persona.
Dependiendo de la inclinación, le dan el grado A, B o C. Todos nuestros productos siempre tienen que estar en grado A, es decir, que muestren suficiente fricción”, señala.


Por otro lado, y ante el contexto sanitario que vive el mundo entero, el representante de la multinacional estima que es complicado que este tipo de elementos sufra algún cambio trascendental como el que comienzan a tener las griferías o los mingitorios, o bien, en la promoción de todos aquellos que minimizan el contacto: “En cuanto a la parte de nuestros complementos para baño, realmente no hemos tenido que reestructurar mucho, porque el uso sigue siendo el mismo, y es muy difícil modificar esto. Lo que sí es que hemos encontrado acabados antibacteriales activos, superficies con iones de plata para eliminar bacterias”, aclara.


Y resalta que “el mayor cambio que se está dando es en grifería; la llave, sobre todo, en áreas comunes. En la hotelería se están buscando estos sistemas; en cuanto a los cuartos, no hemos notado un cambio en la parte del equipamiento. Los hoteles se están enfocando en desinfectar áreas comunes más que en modificar su tipo de mobiliario”.


Con presencia en México desde 2006, luego de que Villeroy & Boch y Grupo Industrial Saltillo llegaran a un acuerdo para que la primera adquiriera la división de muebles para baño, la labor del país como punto estratégico es fundamental en su crecimiento. En la actualidad, reconoce Lerdo de Tejada Brito, son proveedores del mercado de Estados Unidos y Canadá; además de que el equipo se encarga de ver el posicionamiento desde México hasta Argentina.


“En sí, nosotros nos hemos preocupado por ser quienes nos adaptemos al mercado y no que sea que el mercado se adapte a nosotros. Tenemos servicio postventa, a nivel nacional. Nuestro técnicos te ayudan desde la preventa; van, asesoran las preparaciones donde se instalarán las tinas, para que el hotel o la residencia puedan replicar la instalación correctamente. Realmente es una instalación normal, no hay una diferenciación entre instalar una tina de cualquier marca y las nuestras”, reconoce.


A la asesoría técnica en todo momento, se suman las herramientas digitales. En este sentido, su sitio web está enfocado en que el visitante, ya que un usuario final o un diseñador, pueda plantear la idea que tiene en mente: “Nuestra página de Internet es bastante noble; prácticamente cualquier usuario puede planear su baño. Es como utilizar Autocad pero muy sencillo, en el que tienes acceso a todos los bloques del producto; lo creas, lo pones en tu baño y esta aplicación te hace una tercera dimensión de tu diseño. Para arquitectos y clientes, en la página de Internet también tenemos los bloques para usarse en Autocad en dos y tres dimensiones, y que puedan crear sus renders”, concluye.

© Villeroy & Boch

"Villeroy & Boch tiene presencia en 120 países del mundo. Nuestros productos están pensados y diseñados para

cumplir con las normas sanitarias

de todos los países”


Juan Carlos Lerdo de Tejada,
Director de Ventas de Villeroy & Boch

Recuperar el sentido clásico de la higiene: Villeroy & Boch

banner COVID-19 Especificar
Equipos de bombeo, Pisca, entrevista, de paso, especificar

especificar en redes

logotipo revista Especificar
Suscribir