GALERÍA, EXPO, ESPECIFICAR, HVACR, AIRE ACONDICIONADO
ESPECIFICAR, REVISTA DIGITAL, HVACR, CONSUMO DE ENERGÍA, MÉXICO, CLIMATIZACIÓN, MANTENIMIENTO, SOLUCIONES, SLOAN, VICTAULIC, CLINEST, JOHN GUEST, NIBCO, JENSER, SERVICIO, IAPMO, INDUSTRIAS MILLER, AIREX, WATTS, GRUNDFOS, GENERAL PIPE CLEANERS, STIEBEL ELTRON, NAVIEN, URREA, MOEN, SANIFLO, EXPO CIHAC, REFRIGERACIÓN CUITLÁHUAC, WELDBEND, HARDI MÉXICO, BITZER, JOHNSON CONTROLS, TRANE, LENNOX, AEROTEXTILE CONCEPT, DANFOSS
ESPECIFICAR, DE PASO, DUCHA, HISTORIA,

especificar en redes

Buscar en el sitio

Edición Digital

Antonio Galván, director de Desarrollo de Negocios para RWC, habla sobre la compañía y las soluciones de plomería Sharkbite.

Por María de los Ángeles Mendieta /  Jefe de Proyecto en la Gerencia de Gestión de Cartera de Proyectos de la CONAGUA 
Sector Hídrico


El cambio climático, la distribución heterogénea de los recursos hídricos en el planeta, su contaminación, el crecimiento demográfico y el incremento en la demanda de alimentos son sólo algunos de los factores que repercuten en la suficiencia y calidad del agua para consumo humano y, por supuesto, en el equilibrio del ciclo hidrológico, al modificar la fisonomía de cuencas hidrológicas y acuíferos, para finalmente destruir ecosistemas completos.


En nuestro país, la disponibilidad de agua presenta grandes contrastes que encuentran su origen en la diversidad de climas e irregular distribución de precipitaciones, tanto en el contexto espacial a lo largo y ancho del territorio, como en su desigual variabilidad temporal. 


Más del 50 % del territorio nacional se sitúa al norte y altiplanicie, a la altura de los grandes desiertos del mundo. En sus zonas norte, centro y noroeste vive 77 % de la población y se produce 80 % del PIB nacional. Hay que recordar que la explotación de los recursos hídricos se enfatiza en las zonas con mayor productividad económica y, por tanto, se incrementa la competencia por el agua. A su vez, en estas regiones solamente se recibe 33 % de las lluvias anuales. En contraste, en el sur y sureste del país escurre 67 % de agua renovable.


Para ejemplificar lo anterior, según los datos publicados en la edición 2017 de las Estadísticas del Agua en México (Conagua), la lluvia media anual acumulada que recibe Baja California es de 173 milímetros anuales, mientras que las precipitaciones en Tabasco son de 2 mil 184 milímetros cada año, cantidad 13 veces mayor.


Como se sabe, el agua es un elemento clave en actividades productivas, industriales, agrícolas, pesqueras y turísticas. Su insuficiencia o mala calidad repercute en la economía, la salud, en el incremento de la pobreza, en la seguridad alimentaria y, por supuesto, en el medioambiente, pieza fundamental del desarrollo sostenible.


En el Programa Nacional Hídrico 2014-2018, se establece que el ordenamiento del uso de agua en cuencas y acuíferos es esencial para la gestión integrada de este recurso. Ordenar la explotación y el aprovechamiento del agua implica acciones como la reutilización de agua residual tratada, la recarga de acuíferos, así como la protección de los volúmenes de agua requeridos para preservar la biodiversidad y sus servicios ambientales. En este contexto, puede decirse que el Programa Nacional de Reservas de Agua para el Medio Ambiente (PNRA), instituido por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), es una política pública hídrica de alta trascendencia en nuestro país, pues su finalidad es rescatar agua para el medioambiente y para el uso público urbano de futuras generaciones, es decir, de mexicanos que aún no han nacido.


El Programa surge a partir de la necesidad de incorporar “la dimensión ambiental” en los procesos de gestión hídrica, para lo cual, la Conagua, en colaboración con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y la Fundación Gonzalo Río Arronte I.A.P. (FGRA), llevó a cabo un estudio en el que se identificaron 189 cuencas hidrológicas, que, dada su importancia ecológica y baja presión hídrica, eran factibles para establecer reservas de agua. En esta iniciativa se contó con la participación de dependencias, instituciones académicas, usuarios del agua, comunidades rurales y con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).


El PNRA tiene tres objetivos:


  1. Establecer un sistema nacional de reservas de agua 
  2. Demostrar los beneficios de las reservas de agua como instrumento garante de la funcionalidad del ciclo hidrológico y sus servicios ambientales
  3. Fortalecer las capacidades para la aplicación de la norma de caudal ecológico en todo el país


Merece mencionar que, desde 2004, el WWF y FGRA establecieron una alianza para desarrollar. modelos para el manejo integral del agua, tomando como instrumento de gestión el caudal ecológico, a fin de “establecer límites de extracción
que respeten la renovación anual del recurso”. 


De acuerdo con la Norma Mexicana NMX-AA-159-SCFI-2012, que establece el procedimiento para la determinación del caudal ecológico en cuencas hidrológicas, “el régimen de caudales ecológicos es un instrumento de la gestión del agua, fundamentado en el principio ecológico del régimen natural y el gradiente de la condición biológica, que busca establecer un régimen para sostener a los ecosistemas, los usos del agua y las necesidades de almacenamiento a lo largo del año”.

 © Pixabay

Programa de Reservas de Agua

Suscribir