Equipos de bombeo, Pisca, entrevista, de paso, especificar

Plomería


Por David Desjardins / Gerente de Iniciativas estratégicas para Viega LLC


Minimizar el crecimiento bacteriano en sistemas de suministro de agua se ha vuelto sumamente importante para la industria de la plomería en años recientes. Esto se logra en gran medida a través del control de temperatura y manteniendo el flujo.


Ingenieros, instaladores y gerentes de operaciones están particularmente preocupados por la Legionella, bacteria que se transmite a través del agua y causa un tipo de neumonía bastante serio, llamado Mal del Legionario. En Estados Unidos, cerca de 113 mil personas son infectadas por esta bacteria cada año.


Dos de los principales factores que pueden infectar el agua son el estancamiento y una temperatura inadecuada. El estancamiento en los sistemas de distribución de agua es un problema en la mayoría de los edificios modernos, pero es incluso mayor en las instalaciones para el cuidado de la salud, donde los pacientes inmunocomprometidos pueden coexistir con tramos muertos de tubería y usos inconsistentes que derivan en periodos de estancamiento. El estancamiento puede
derivar en el crecimiento de biofilms
y patógenos que en última instancia dañan el sistema, causando problemas de salud para quienes se exponen a ellos.


Con un flujo continuo (incluso intermitente), se produce un intercambio de agua fresca que reduce el estancamiento en el sistema y ayuda a mantener el agua más cerca de la temperatura deseada, pues incluso con recirculación se pueden producir estancamientos en tramos muertos de tubería debido a la falta de intercambio de agua. Por otro lado, si se mantiene el flujo de agua y se mantienen temperaturas fuera del rango de crecimiento de la Legionella, ingenieros e instaladores pueden reducir significativamente los riesgos de contagio. Viega cuenta con diversas opciones para ayudar con temas de calidad de agua.


Mantener el control de temperatura
La Legionella es incapaz de reproducirse o vivir bajo temperaturas superiores a los 55º Celsius. La situación la complica el biofilm, donde las bacterias son capaces de vivir. Debido a que se trata de una capa protectora aislante, la bacteria que se encuentra en el interior del biofilm puede no estar sujeta a las temperaturas elevadas del sistema. 


La tubería de agua caliente y la tubería para recirculación de agua caliente deben contar con aislamiento para prevenir una excesiva pérdida de calor. Dependiendo de la temperatura ambiente en el entorno donde se ubica la tubería, también podría considerarse aislar la tubería de agua helada. Todos los componentes de plomería deben de ser aislados de modo que se minimice la transferencia de calor entre tuberías de diferente temperatura. Agrupar tuberías bien aisladas de temperatura similar puede reducir aún más la transferencia de calor indeseable que podría situar el agua en el rango de temperatura ideal para la proliferación de la Legionella y otros patógenos transmitidos por agua.


Mantener el flujo
Mantener el flujo ofrece una serie de beneficios clave para los sistemas de plomería. Primero, el agua en movimiento hace más difícil que las bacterias se establezcan sobre las paredes de la tubería. Segundo, el agua estancada que ha sido enfriada se desplaza con agua fresca de mayor temperatura de la fuente de calentamiento, haciendo más fácil mantener la temperatura. Adicionalmente, si se ha utilizado un desinfectante químico, el movimiento del agua a lo largo del sistema se deshará de él.


Recircular
Los tramos muertos de tubería pueden derivar en estancamientos, debido a que el agua atrapada en estos tramos no recibe flujo durante largos periodos. Una vez estancada, el agua alcanzará la temperatura del ambiente que la rodea, la cual, en la mayoría de los casos, se encuentra exactamente en el rango de temperatura que conduce a la colonización de la Legionella.


Una manera de promover una temperatura de suministro consistente en un sistema de agua caliente es utilizar la recirculación. Esta estrategia puede funcionar bien para tubería de ascenso y líneas principales si se encuentran balanceadas, de modo que todas las partes del sistema estén sujetas a la tasa de flujo de diseño, calculada para compensar la pérdida de calor.


Las derivaciones y los tramos muertos de tubería pueden ser un desafío para mantener temperaturas de agua específicas, incluso con el uso de un sistema de recirculación que mantiene la temperatura en la tubería de ascenso y en las líneas principales, ya que no siempre es posible recircular lineas de derivación. Es incluso menos probable que se puedan recircular las gotas que sirven a los accesorios. Esto significa que en un sistema de derivación y te, los tramos muertos son inherentes al diseño.


Existen diversas estrategias de recirculación eficaces que ayudan a minimizar los tramos muertos, una de las cuales es canalizar diferentes accesorios en serie. En otras palabras, los instaladores deben encadenar los accesorios entre sí. Si se utilizan conexiones de flujo continuo en una instalación en serie, en comparación con una configuración estándar de tes y derivaciones, se desplaza a la te más cercana al accesorio, reduciendo el potencial de estancamiento en las líneas de suministro que cuentan con accesorios sin usar. En otras palabras, con el accesorio más utilizado al final de la serie, en cualquier momento que se use ese accesorio, provocara flujo en los accesorios restantes hacia arriba hasta su punto de conexión, sin importar si se utilizan o no. Lo que normalmente se consideraría un tramo muerto debido a falta de uso ahora contará con flujo continuo mediante los hábitos de uso normales de los ocupantes, incluso si el accesorio en sí mismo no se utiliza.


Si se desconoce cuál es el accesorio más utilizado, el grupo de accesorios puede ser alimentado desde dos direcciones diferentes, lo que resultará en un circuito. De esta manera, cualquier accesorio que se utilice en el circuito activará el flujo en ambas direcciones sin importar qué tan cerca esté el accesorio de la derivación, minimizando el estancamiento en el banco de accesorios.


En general, los profesionales de diseño e instalación deben considerar todas las opciones para minimizar, en primera instancia, el potencial de que un riesgo se presente. Pueden considerar, por ejemplo, utilizar los codos dobles del sistema Pro- Press, los insertos prensados Venturi o el sistema de recirculación interno patentado, Viega Smart Loop. Este sistema reduce el desperdicio de agua e incrementa los ahorros de energía, al tiempo que mantiene la temperatura, lo que significa que los usuarios no sólo reducen el riesgo de bacterias, sino que ahorran agua y dinero en el proceso.

especificar en redes

© Viega LLC

logotipo revista Especificar
banner COVID-19 Especificar

Prácticas para prevenir el crecimiento bacteriano en tuberías

Suscribir