4 herramientas construcción BIM Victaulic artículo drones

especificar en redes

Paso a paso y con disciplina:
el Método Kaizen

Coaching


Angélica de la Vega / Directora Fundadora de ADV Comunicación

"Un viaje de mil millas comienza con un pequeño paso”. Esta premisa es el punto de partida –simple y poderoso– del Método Kaizen. Quienes lo han implementado aseguran que se trata de una alternativa para generar cambios profundos y realmente trascendentes, sin importar de qué se trate el reto que nos ocupa. De hecho, resulta aplicable tanto para temas personales como de negocios.


De inicio probablemente parezca poco viable, debido a que hoy en día solemos enfocarnos en soluciones rápidas y con poco esfuerzo; entonces es cuestionable la existencia de un método simple como camino hacia una buena vida.


El Método Kaizen (de los términos kai: cambio y zen: mejorar) es justamente eso: una propuesta de origen oriental que logra incluirse hasta en las agendas más apretadas porque trabaja de modo que alcanzar objetivos y mantener la excelencia resultan consecuencias naturales.


Se dice que el Método surgió durante la década de 1950 en Japón con el ánimo de que la nación se desarrollara a la par de otros países, y para conseguirlo se enfocó en la mejora continua de procesos. La idea era aumentar la producción con un máximo de calidad a bajo costo. ¡Un verdadero reto para cualquier organización!


Su estructura es tan fina que resulta un buen apoyo para revisar posibles mejoras en cualquier proceso. Para echarlo a andar basta con intentar las pequeñas y trascendentes acciones que propone Robert Maurer en su libro Un pequeño paso puede cambiar tu vida. ​El Método Kaizen: 


Hacer las pequeñas y correctas preguntas. El secreto está en plantearse cuestionamientos concretos con enfoques positivos. Por ejemplo, por mínimo que sea, ¿qué es lo más rescatable de mi situación actual?


Tener pensamientos pequeños. Esta acción nos recuerda la plasticidad cerebral o posibilidad de modelar el cerebro que, según la neurociencia, ocurre cuando nos exponemos a pequeñas dosis de conocimiento. Este reto implica también la posibilidad de visualizar que somos capaces de alcanzar una meta con éxito.


Realizar acciones pequeñas. La tarea aquí es tomar acciones verdaderamente pequeñas porque, regularmente, en el proceso hacia un gran sueño muchas personas caen en la trampa de asumir tareas enormes para lograrlo. Nada más inconveniente porque lo verdaderamente eficiente –según este método– es empezar con ajustes someros. Quizá al principio no se vea el cambio, pero, poco a poco, sucederá.


Resolver pequeños problemas. Significa que revisemos los procesos en los que nos involucramos a diario para detectar aquellas situaciones que representan un “detalle” que no funciona bien o que admite una pequeña mejora. Cuando nos damos el espacio para solucionar los detalles, el efecto es que el resto del sistema funciona mejor y se hace más eficiente. En los pequeños tropiezos están las grandes soluciones.


Reconocer los pequeños grandes momentos. En referencia a aquellas situaciones que son clave para entender y cambiar procesos deficientes. El citado autor ilustra este punto mencionando que, en el caso de epidemias, la tendencia apunta a revisar y atender a los enfermos; sin embargo, una pauta mucho más eficaz consiste en revisar a las personas sanas para entender porqué no se han enfermado.

La propuesta Kaizen ha sido implementada con éxito por muchas personas y organizaciones. No obstante, uno de los retos que presenta es tener la paciencia suficiente para mantenerse constante con las pequeñas tareas hacia el objetivo planteado. Honestamente, dar pasos pequeños, seguros y orientados suena mucho más prometedor y eficiente que salir a comerse el mundo con el riesgo de atragantarse ante la falta de resultados.


Por si eso fuera poco, el Método Kaizen también tiene el valor agregado de enfocarnos en lo realmente importante: los detalles y los momentos pequeños que, al final del día, hacen la gran diferencia. Ya lo dice la sabiduría popular: “Más vale paso que dure, y no trote que canse”.

logotipo revista Especificar
Suscribir