Buscar en el sitio

logotipo revista Especificar

Edición Digital

Victaulic celebra 100 años dedicados al desarrollo de soluciones innovadoras para sistemas de tubería 

Plomería 


​Por Jana Summey /  Gerente del Mercado de Cuidado de la Salud para Watts


El Mal del Legionario puede tener graves consecuencias, que podrían ser fatales. Por ello, es preciso asegurarse de que los sistemas de agua de los edificios están adecuadamente diseñados y reciben el mantenimiento apropiado para reducir el riesgo de crecimiento y proliferación de la bacteria de la Legionella.


De acuerdo con el Estándar ASHRAE 188 y con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el primer paso que deben tomar los propietarios y gerentes de edificios del sector de la hospitalidad y del cuidado de la salud es mapear e identificar programáticamente los lugares que presentan riesgo de contaminación por legionella.


Agua caliente doméstica
El riesgo de crecimiento de la Legionella en los sistemas de agua caliente domésticos se mitiga de dos maneras: elevando la temperatura del agua o asegurándose de que se mantenga en estado de flujo constante. 


Los calentadores de agua domésticos sin tanque generan agua caliente mediante un control de flujo avanzado para mantener el agua en constante movimiento, con lo cual se reduce drásticamente cualquier posibilidad de crecimiento bacteriano. 


Los calentadores de agua con tanque generan agua caliente doméstica y la almacenan a 140 ºF, creando un ambiente inconveniente para el desarrollo de la Legionella. Ambas opciones permiten que cualquier edificación cumpla con facilidad las exigencias del ASHRAE Guideline 12-2000 y del Estándar ASHRAE 188-2015.


Mezclado

En promedio, cualquier tipo de agua que se encuentra por encima de los 106 ºF puede causar dolor en los seres humanos, mientras que el agua que se encuentra a 140 ºF puede provocar quemaduras de tercer grado en cuestión de segundos. Esta es la razón por la que los códigos de plomería limitan la temperatura máxima que sale de cualquier accesorio a 120 ºF, con la expectativa de que las personas puedan controlar fácilmente la mezcla de agua fría y caliente del grifo para cubrir sus necesidades.

La solución es simple: válvulas mezcladoras que combinan agua caliente –generada y almacenada a temperaturas suficientemente altas para matar bacterias– con agua fría de manera controlada. Un sistema en punto de fuente (SPF) localiza las válvulas en o cerca de la fuente de agua caliente y, en general, cuenta con una mayor capacidad para el agua de temperatura controlada.


Un sistema en punto de uso (SPU) utiliza múltiples válvulas mezcladoras más pequeñas en o cerca de los accesorios de plomería, como regaderas, inodoros, tinas de hidromasaje y accesorios de emergencia. Ambas son comunes y cuentan con una serie de estándares desarrollados por la Sociedad Estadunidense de Ingenieros Sanitarios (ASSE, por sus siglas en inglés), relevantes para uso particular.


Tubería y drenaje
Entre los errores más comunes que se comenten al planear un sistema de drenaje, se encuentran capacidad de flujo insuficiente para evacuar toda el agua, causando estancamientos en el piso; capacidad insuficiente para recolectar los desechos de procesos, y acceso inadecuado para la limpieza interior de los sistemas de drenaje. La conexión entre las tuberías de drenaje y los procedimientos de instalación del piso deben asegurarse de que no se formen grietas en el piso que circunda las tuberías, ya que éstas pueden ser albergues potenciales para el crecimiento bacteriano.

Las tuberías de drenaje de acero inoxidable, higiénicamente diseñadas, son ideales para aplicaciones en las que la limpieza es una preocupación, como las cocinas.


Filtración
Al prevenir el crecimiento de sedimentos e incrustaciones en los que prosperan las bacterias, la filtración de agua puede mejorar la habilidad para reducir el riesgo de
Legionella de los sistemas de agua. La filtración también ayuda a mantener la eficiencia operativa de calderas, calentadores de agua y sistemas de luz UV.


Luz Ultravioleta
Los sistemas de desinfección ultravioleta (UV) son altamente eficaces para brindar protección contra la contaminación microbacteriana en el agua. Al elegir una solución UV, asegúrese de que la fuerza de la lámpara es adecuada para acabar con la Legionella e incremente la eficacia de la luz UV con medidas que reduzcan los sedimentos en el agua mediante el uso de equipo apropiado de filtración y antincrustaciones, como los sistemas Watts Big Bubba™ y OneFlow®.


Prevención del Contraflujo
El contraflujo es el flujo inverso de una sustancia indeseable o contaminada hacia el suministro de agua potable. La instalación de un mecanismo que prevenga el contraflujo puede ayudar a proteger el suministro de agua contra la exposición de bacterias como la Legionella, manteniendo el suministro de agua de su edificación seguro para todos. 
​​

Enfoque integral para el control de la Legionella

mujer con revista Especificar en expo CIHAC
portada revista Especificar enero-febrero 2019 refrigeradores supermercado
Mario Molina y Frank Sherwood Rowland en laboratorio blanco y negro

especificar en redes

Suscribir