Buscar en el sitio

logotipo revista Especificar

Edición Digital

Victaulic celebra 100 años dedicados al desarrollo de soluciones innovadoras para sistemas de tubería 

El legado de la familia Sloan

© Especificar

Entrevista

Por Christopher García / Editor de Revista Especificar


​Hace 112 años, cuando jalar la cadena del sanitario implicaba desperdiciar 16 galones de agua, William Elvis Sloan inventó el fluxómetro Royal. Al tiempo que inauguraba la era modera de la plomería y una tradición de innovación de más de un siglo, asumió una responsabilidad que hoy se extiende hasta la cuarta generación de su familia: conservar el agua. Dicha responsabilidad se ha mantenido vigente durante todo este tiempo y se manifiesta en productos icónicos como el grifo electrónico (inventado hace más de 40 años), el fluxómetro Solis, capaz de operar con energía solar fotovoltaica, o los mingitorios de alta eficiencia hídrica, que en la actualidad se instalan en todo el planeta.


Hay que recordar que la conservación del agua se ha vuelto crucial, luego de que Ciudad del Cabo, Sudáfrica, y Los Cabos, Baja California, se declararan hace no mucho al borde de la sequía; dos episodios que no hacen sino encender la alarma sobre el peligroso grado de consumo al que ha llegado el mundo y la escasez que lo acompaña. Lamentablemente, señala Parthiv Amin, Vicepresidente Global en Sloan, “las personas no parecen apreciarlo en su justa medida”. De ahí que no dude en señalar que la sustentabilidad y la conservación del agua sean ejes clave en la labor de la empresa.


Desde luego, no son los únicos, pues, como todo producto, la tecnología de Sloan busca cumplir necesidades incluso intangibles, como cuidar la salud de los usuarios, ofrecer una experiencia de interacción agradable, brindar facilidad de instalación y, por supuesto, durabilidad. Conjunto nada sencillo que, sin embargo, los miembros de la familia Sloan han sabido conjugar y atender durante más de 11 décadas.

En entrevista a dos voces, Parthiv Amin y Ted García, Vicepresidente de Desarrollo de Negocios Internacionales en Sloan, aseguraron a Especificar que para México los objetivos no son distintos. La meta es que a Sloan se le reconozca en el país como líder en sustentabilidad, sostiene Parthiv Amin. “Que las personas se pregunten cómo lo hacemos e intenten seguir por el mismo camino”.


Especificar (E): ¿Qué significa México para Sloan?
Ted García (TG): Oportunidad. México es un mercado dinámico, en crecimiento, muy similar al de Estados Unidos en lo que se refiere a preferencias y diseño. Por ello, nuestros productos se adaptan bastante bien al mercado. Estamos haciendo muchos cambios e invirtiendo en México para estar listos, pues consideramos que tenemos muchas oportunidades.

Parthiv Amin (PA): Los puntos nodales de nuestro negocio son la sustentabilidad y la conservación del agua. En México, hay muchas situaciones que están presentes en Estados Unidos y otras partes del mundo. Hoy, vemos lugares de África donde prácticamente no hay agua, y en 20 o 30 años ocurrirá lo mismo en muchas partes del mundo. Sabemos que el agua es el commodity más valioso que tenemos, pero las personas no parecen apreciarlo en su justa medida; por ello, somos grandes administradores del agua. Obviamente, no generamos agua, nos ubicamos en la parte del consumo, pero la transmitimos hacia el usuario y nuestra responsabilidad es cuidarla.

En Chicago somos el socio oficial de eficiencia hídrica y eso es parte de lo que buscamos compartir en México y Sudamérica. Otro de los puntos nodales de nuestro pensamiento es la higiene. En el mundo en el que vivimos, las personas viajan y utilizan nuestros productos, por lo que debemos asegurarnos de que no necesitan tocarlos para usarlos, pues éstos pueden ser portadores de enfermedades. Entonces, buscamos la manera de que nuestros productos sean cómodos para los usuarios, al tiempo que son higiénicos y que les dan la certeza de que están conservando el agua.


E: ¿Cuál es la clave para el éxito de Sloan?
PA: La innovación. La industria de la plomería, en general, no ha sido muy innovadora. Sloan inventó el primer fluxómetro hace 112 años y es el que se ha seguido usando hasta ahora. La innovación ha sido lenta. Lo que Sloan ha estado haciendo en los últimos tres años es impulsar la rápida innovación; todo, en torno a los dos temas que mencionábamos antes: higiene y sustentabilidad. La innovación permite a las personas contar con mejores sistemas, ya que en el mundo no hay suficientes profesionales capacitados para brindar servicio a los sistemas. Entonces, buscamos que sean más sencillos de instalar y que sean útiles para los facility managers, los contratistas y el usuario final.


E: ¿Dirían que desde hace 10 años la cultura de la compañía se ha modificado para enfocarse más en la innovación?
PA: Hace 112 años inventamos el fluxómetro. Durante la segunda mitad de la década de 1970, inventamos el grifo electrónico, pero las personas ni siquiera sabían cómo utilizarlo: se colocaban frente al grifo y lo sacudían, porque sentían que había la necesidad de una palanca. Entonces, creamos un grifo con un accesorio junto a él, de modo que las personas tuvieran que girar esa parte para activar el flujo. En otras palabras, la innovación no es nueva en nuestro ADN. Lo que te diría es que en los últimos cinco años hemos incrementado el ritmo de innovación.

TG: De hecho, los inicios de Sloan se basan en la innovación. En 1906, había tanques llenos de agua y se tenía que jalar una cadena para dejar fluir 16 galones. Ahí fue cuando Sloan dijo: “¿Por qué estamos usando tanta agua?” Ese fue el inicio del fluxómetro.


E: ¿Cuál ha sido la respuesta de los usuarios? 

PA: Ha sido grandiosa. Muchos clientes nos han dicho: “¿Por qué tomó tanto tiempo?” Si observas las demás industrias del mundo, por ejemplo, la de teléfonos celulares o la de las computadoras, todas se han mantenido avanzando y la innovación se ha dado con bastante rapidez; pero ¿la plomería? Ni siquiera detrás de muro ha habido mucha innovación. En el caso de nuestros productos, se trata de productos frente a muro, que están a la vista. Platicamos con nuestros clientes: arquitectos, diseñadores, ingenieros hidráulicos, contratistas, facility managers, dueños de edificios y su respuesta ha sido fantástica. Y es lógico. ¿Quién no quiere innovación? Ahora, no se trata de innovar por innovar; eso no tendría sentido. Cuando piensas en innovar para beneficio del cliente, es cuando realmente vale la pena.


E: ¿En un edificio o en un desarrollo, cuál es la meta? Más allá de la conservación del agua y la sustentabilidad, ¿cómo conciben su labor?
PA: Si observamos todo lo que hemos hablado en torno a nuestros principios: sustentabilidad, conservación del agua, ¿qué implican? Menores costos. Lo cual significa diseñar productos que representen un menor costo de propiedad. Entonces, cuando diseñas un producto no lo haces pensando en que dure un par de años, sino mucho más tiempo. Muchos de nuestros productos han estado en operación por 50, incluso 80 años al día de hoy. De hecho, hay un proyecto en México que tiene productos Sloan instalados desde hace 60 años y siguen en operación: la Embajada de Estados Unidos. Eso es a lo que nos referimos con un bajo costo de propiedad total para el usuario final. Esos son los factores clave.

Lo que permite que esto ocurra es la tecnología, el conocimiento de la industria, la información, las experiencias que hemos tenido alrededor del mundo en diferentes ambientes, desde el cuidado de la salud, hasta estadios, arenas, edificios de oficinas, estaciones de trenes, aeropuertos, escuelas, universidades; de toda esta variedad de experiencias. Para nosotros es aprender de cada experiencia y entregar valor de lo que aprendimos. Cada sitio tiene necesidades distintas, y el punto es atenderlas a todas. 

mujer con revista Especificar en expo CIHAC
portada revista Especificar tubería toma-bomberos contra incendio
actuadores artículo energía

especificar en redes

Suscribir