especificar en redes

logotipo revista Especificar

Portada


Por Ángel Martínez / Coeditor de Revista Especificar

En sus oficinas de la Ciudad de México, platicamos con el director General del Conapci sobre la situación de México en el sector que representa. Nuestra intención original –abordar conceptos útiles para los ingenieros en sus próximos proyectos– fue derivando hacia elementos primarios, pero sustanciales, para entender lo que significa el crecimiento de un sector que, aun con la relativa invisibilidad en que se encuentra vale cerca de 800 mil millones de dólares, según estimaciones del propio Conapci.


“Desarrollamos el proyecto de la Norma 066 de diseño e instalación de sistemas de rociadores automáticos, que sigue siendo de carácter voluntario. Y a tres años de su publicación, te puedo decir que entre los especialistas está socializada; es decir, la conocen porque aquí la desarrollamos. La conocen y la aplican; el tema que nos ocupa es que el usuario la conozca porque al final del día es para él. Por eso, actualmente estamos haciendo mayores esfuerzos porque sea el usuario mismo quien la solicite”, explica.


“Estamos trabajando, también, un anteproyecto con la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, en donde, como Conapci, planteamos una clasificación de riesgos diferente a la que existe hoy; a fin de que se considere el tamaño de las compañías, metros construidos, material almacenado y ocupación. Eso nos permitirá evaluar e identificar el grado de riesgo para determinar con qué elementos de protección debes contar. Porque no le puedes pedir a una empresa pequeña que tenga los mismos sistemas que una grande, y a la inversa”, compara Espínola.


Asociaciones hermanas, Conapci y AMRACI han sumado esfuerzos por más de seis años para que el país pueda dar ese salto por demás necesario a fin de alcanzar en infraestructura y legislación, ya no se diga a Estados Unidos, sino a países de Centroy Sudamérica, como Panamá y Colombia, que con mayor agudeza y practicidad han escalado posiciones en este rubro. Así, por ejemplo, antes de la formación de ambas organizaciones, refiere el director General del Conapci, México contaba solamente con dos normativas: la NOM-002, expedida por la STPS, y la NOM-154, que habla de extintores. “Hoy el país tiene, además, la NMX-066 (sobre diseño e instalación de rociadores); la NOM-009, expedida por la Secretaría de Gobernación, y que está enfocada en sistemas de protección para guarderías, y las que están en iniciativa: una respecto a alarma y detección; otra referente a bombas contra incendio, y una más sobre mantenimiento”, celebra.


Asimismo, la Conapci ha creado programas de capacitación y validación para certificar a especialistas del sector, con el fin de elevar el nivel de profesionalización y dar garantías al usuario final. Entre sus acciones, además, está la promoción de cultura cívica respecto a la importancia del fuego, la cual se ve reflejada en la Campaña Nacional de Protección Contra Incendios, y que en 2019 va por su quinta edición. Pero nada de estas iniciativas, reconoce, y de esta orientación habría sido posible sin los antecedentes que estableció la NFPA, sea en prestigio o en estudios, e incluso en las formas de actuar. “Una de las virtudes de la NFPA es que basan sus acciones en casos de estudio a partir de situaciones reales. Desafortunadamente, por un tema que no entendemos, no se considera a la NFPA como una norma internacional, sino extranjera, lo cual ha impedido su crecimiento”, argumenta.


Por otro lado, el impacto social y medioambiental de los incendios todavía no logra cuantificarse, y desafortunadamente no sólo se trata del incendio, sino de toda la cadena de suministro que depende de aquello que se quema. El año pasado, por concepto de pagos de seguros, según establece la AMIS y el Conapci, se entregaron casi 17 mil millones de pesos, tomando en cuenta que sólo el 40 por ciento de las empresas en México cuenta con un seguro de cobertura, además de que fallecen cerca de 1 mil personas. “Y la cifra parece ínfima, pero sólo si no eres parte de la estadística”, lamenta el director General.


Según cálculos del director General, México tiene tres décadas de atrasado en este rubro. De ahí que como institución trabajen a marchas forzadas en prácticamente todos los sectores: desde el civil (a través de programas difusión y capacitación), hasta el gubernamental (desarrollando y proponiendo normas para la seguridad ciudadana). “Nosotros, que somos la entrada natural para Latinoamérica, uno de los países más grandes y desarrollados del continente, no podemos permitirnos no poner a México en el lugar que merece”.

© Especificar

“Nosotros, que somos la entrada natural para Latinoamérica, uno de los países más grandes y desarrollados del continente, no podemos permitirnos no poner a México en el lugar que merece”


–Víctor Espínola, Director General Conapci

DE paso, breve
banner COVID-19 Especificar
Suscribir