logotipo revista Especificar

Edición Digital

Victaulic celebra 100 años dedicados al desarrollo de soluciones innovadoras para sistemas de tubería 

© Conagua

¿Qué hizo la Conagua en el sexenio pasado?

Agua 


Por Ángeles Mendieta Alonso /  Planeación de Proyectos en la Conagua 


Es un hecho que la problemática hídrica que aqueja al país se debe, en cierta medida, a la variedad de climas, a la desigual distribución espacial del agua, así como a las irregulares precipitaciones de lluvias por el territorio nacional, que, por otra parte, encuentran su origen en la acción directa del hombre sobre el recurso hídrico, como la contaminación, que compromete la calidad del agua, o el crecimiento demográfico, que en la misma medida en que aumenta disminuye la disponibilidad natural media del recurso. 


Según datos del Consejo Nacional de Población, el número de habitantes en la República Mexicana alcanzará los 137 millones para 2030, por lo que el agua renovable per cápita disminuirá 12 % respecto a la disponibilidad actual, pasando de 3 mil 692 m3/hab/año a 3 mil 250 m3/hab/ año. Escasez grave, que en algunas regiones alcanzará niveles cercanos o inferiores a los 136 metros cúbicos por habitante al año, como es el Valle de México. 


Otro factor que agrava la situación del agua se relaciona con las deficiencias en los instrumentos de gestión del agua, como la actualización y aplicación del marco regulatorio, o el cobro de derechos por explotación, uso o aprovechamiento de agua por concesión o asignación, así como en el funcionamiento de los Consejos de Cuenca (instancias de coordinación, concertación, apoyo, consulta y asesoría entre la Comisión Nacional del Agua, los tres niveles de gobierno, usuarios y organizaciones).


A lo anterior se suma la creciente necesidad de recursos financieros para el desarrollo de infraestructura hidráulica: operación, mantenimiento, conservación y rehabilitación de las obras y proyectos ya existentes. De acuerdo con datos de las cuentas públicas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el presupuesto en inversión física directa y programas de subsidios que se ejerce a través de la Conagua presentó reducciones a lo largo del periodo 2013-2018; la más representativa en 2016, con 34 % menos de recursos ejercidos en relación con el aplicado en 2015.


Estas limitantes de financiamiento, ya sea por reducciones presupuestales o por subejercicios, traen consigo una serie de problemas, como la obsolescencia de equipo de descarga de aguas residuales sin tratamiento previo; medición imprecisa del agua potable utilizada por los organismos operadores; baja eficiencia y falta de control de los volúmenes de agua empleados en el riego agrícola; dificultad para ampliar las coberturas de agua potable, alcantarillado y saneamiento, y finalmente, repercuten en la sobreexplotación de nuestros recursos hídricos.


Para disminuir esta problemática, la política hídrica se basó durante los últimos seis años en cuatro ejes: servicios adecuados y accesibles; agua para la suficiencia alimentaria; manejo responsable y sustentable del agua, y seguridad hídrica. A partir de éstos, se realizaron diferentes esfuerzos para afrontar las necesidades en el país y, al final del periodo, se destacan los siguientes resultados:


  • En el subsector de agua potable se alcanzaron coberturas del 94 %, ampliando el servicio a 14 millones de habitantes. En la infraestructura desarrollada, destaca la construcción de 418 km de acueductos, entre los cuales se encuentra el Acueducto Hobomó-Campeche, que beneficia a 230 mil habitantes. La construcción de la planta desalinizadora de Ensenada, Baja California, con capacidad para producir 250 l/s, beneficia a 98 mil habitantes y contribuye a reducir la explotación de los acuíferos de Guadalupe, La Misión, Ensenada y Maneadero


  • Para dotar de agua potable a localidades rurales dispersas y de difícil acceso, se implementó el Programa de Captación de Agua de Lluvia (PROCAPTAR). Mediante este programa, y en un lapso de cinco años, se han construido más de 12 mil sistemas de captación de agua de lluvia, favoreciendo a 1.4 millones de personas 


  • A través del Programa de Agua Potable, Drenaje y Tratamiento (PROAGUA), se proporcionó apoyo técnico y financiero a las entidades federativas, municipios y organismos operadores para proyectos y construcción de infraestructura de servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento. De enero de 2013 a diciembre de 2017, se ejercieron 15 mil 754 millones de pesos en localidades rurales con altos índices de marginación, de los cuales 12 mil millones correspondieron a inversión federal y el resto a aportaciones estatales y municipales, logrando dar acceso a 1 millón 225 mil 411 habitantes al servicio de agua potable; a 533 mil al servicio de alcantarillado, y beneficiar a otros 116 mil habitantes con la instalación de sanitarios con biodigestor, ecológicos o letrinas

  • En el ámbito urbano, la inversión conjunta sumó 38 mil 291 millones de pesos, 22 mil millones de origen federal y 16 mil millones de contrapartes estatal y municipal, incorporando 1 millón 216 mil habitantes al servicio de agua potable y 1 millón 291 mil al servicio de alcantarillado


  • De igual manera, y a efecto de preservar y hacer un uso sostenible de los recursos hídricos, se realizaron inversiones y diversas acciones en otros programas, como el Programa de Plantas Potabilizadoras, que hoy día cuenta con 936 plantas en operación que potabilizan 100 mil 458 l/s de agua. El Programa de Devolución de Derechos; el Programa de Saneamiento de Aguas Residuales; el Programa para el Desarrollo Integral de Organismos Operadores de Agua Potable y Saneamiento; el Programa de reservas de agua y el Programa Playas Limpias


  • Por otro lado, geográficamente, nuestro país se sitúa entre dos océanos. Esta ubicación lo expone a eventos hidrometeorológicos extremos, como huracanes y precipitaciones intensas, que afectan tanto a la población como a la infraestructura, servicios y sistemas productivos. Al inicio de la anterior administración, se estableció como meta sexenal la protección de 6.62 millones de habitantes, cifra que se superó al beneficiar a 10.6 millones de personas y 125 mil 734 hectáreas con obras de protección ante inundaciones


  • La seguridad hídrica también abarca condiciones de sequía. Por primera vez, se cuenta con una Comisión Intersecretarial para la Atención de Sequías e Inundaciones y, a través del Programa Nacional Contra la Sequía, se elaboraron Medidas Preventivas y de Mitigación de la Sequía para 26 Consejos de Cuenca y 22 de las principales ciudades del país. Asimismo, en colaboración con el Instituto de Ingeniería de la UNAM, se desarrolló un nuevo Monitor de Sequía Multivariado en México


  • En el Programa Nacional de Prevención contra Contingencias Hidráulicas, se concluyeron 60 sistemas de monitoreo de ríos, 144 Atlas de Riesgo por Inundación y 63 Programas contra Contingencias Hidráulicas


  • La Red de estaciones hidrométricas y climatológicas se amplío de 3 mil 700 a 4 mil 155 estaciones en operación. En el Programa Nacional de Seguridad de Presas, se realizaron inspecciones y estudios especializados en diversas presas identificadas como de alto riesgo


Vale la pena señalar que, al final de la anterior administración, los números del sector hídrico en México indican resultados positivos, especialmente en sectores críticos como el acceso al agua potable, alcantarillado y saneamiento; en la eficiencia del riego, y sobre todo, en la sustentabilidad hídrica del país, que en 2012 calificaba como media y, al término de 2016, se había logrado una condición de seguridad hídrica alta; no obstante, aún falta mucho por hacer.

mujer con revista Especificar en expo CIHAC
portada revista Especificar tubería toma-bomberos contra incendio
actuadores artículo energía

especificar en redes

Buscar en el sitio

Suscribir