4 herramientas construcción BIM Victaulic artículo drones

especificar en redes

logotipo revista Especificar

¿Enfermedad laboral o infelicidad?

trabajadores mexicanos consideran no estar felices en su lugar de trabajo

6 de cada 10

¿Y si es sólo infelicidad?

En el supuesto de que su empresa tenga a varios colaboradores enfermos o algunos que presentan padecimientos constantes, vale la pena hacer un análisis de lo que está ocurriendo. Conviene:

  • Revisar el expediente de los enfermos reincidentes para identificar su estado real de salud y canalizarlos para que reciban ayuda profesional
  • Checar aspectos ambientales en la empresa, como temperatura, higiene, ventilación y ergonomía de los muebles de trabajo
  • Aplicar una evaluación de clima laboral, con el ánimo de identificar si hay aspectos que puedan generar desgaste físico y emocional dentro de la organización



También, se sugiere hacer un estudio del bienestar de los colaboradores dentro de la organización. Hoy en día, hay instituciones que se dedican a analizar con profundidad el sentir de la gente en las organizaciones, detectando áreas de mejora.

Mucho se cuestiona si las enfermedades pueden ser sólo un síntoma de infelicidad del colaborador. De acuerdo con el estudio presentado por las firmas People First, Reputación e Innovación y Trabajando.com en 2016, en México, seis de cada 10 colaboradores consideran no estar felices en su lugar de trabajo. ¿A quién corresponde la felicidad de nuestros colaboradores? ¿Hasta dónde llega la responsabilidad de la organización en el tema? ¿Qué sucede si su infelicidad proviene de su situación familiar o personal? ¿Hay algo que pueda aportar la empresa para que su personal se sienta más feliz?

Angélica de la Vega / Directora Fundadora de ADV Comunicación Inteligente

Negocios


Cuando los colaboradores de una empresa se enferman, a ésta le representa pérdidas por ausentismo y baja en la productividad. Pero, en términos individuales, puede tratarse de un fenómeno que delata algo más profundo sucediendo al interior de la organización.

Si bien los padecimientos laborales tienen un sinfín de causas, últimamente se escucha de ciertos síndromes que afectan por igual al personal de empresas grandes o pequeñas. También está comprobado que ciertos perfiles están más expuestos al estrés corporativo y, por lo tanto, sufren importantes deterioros físicos y mentales.

En este orden de ideas, pocas organizaciones cuentan con colaboradores que no padecen los efectos de diversos síndromes:


Bergerac (síndrome de baja autoestima del trabajador). Este padecimiento alude al personaje, cuya nariz (tan grande como su talento) le obligó a ceder sus dotes poéticas a otro más audaz en el arte de la conquista femenina. Se trata de colaboradores talentosos, cuya baja autoestima les impide proponer sus ideas. Mantienen un perfil bajo, lo que a la larga produce frustración y estrés.

Estocolmo laboral. El Síndrome de Estocolmo es un estado psicológico en el que la víctima de un secuestro desarrolla una relación de complicidad o enamoramiento con el secuestrador. En el ámbito laboral, se trata de colaboradores que se identifican emocionalmente con empresas que les ofrecen condiciones inadecuadas de trabajo, maltrato psicológico e incluso físico. De hecho, prefieren mantener ese estado de angustia y opresión que buscar otro empleo.

El Síndrome de Münchausen. Se refiere a colaboradores que intencionadamente simulan enfermedades y fabrican falsas evidencias, con el objetivo de que les sean practicados tratamientos médicos o quirúrgicos innecesarios. Es un trastorno psicológico provocado por la resistencia a asistir al trabajo.

Burn Out o síndrome de desgaste profesional. Es la consecuencia directa de un estrés crónico. Se manifiesta con la sensación de cansancio emocional y baja energía debido a una profunda desmotivación. En otras palabras, el personal está “quemado”… no puede más.

Karioshi (trabajar hasta la muerte). Mal laboral que termina con la vida del colaborador, provocado por una hemorragia cerebral o trombosis debido al exceso de trabajo. Aunque su origen se dio en Japón, se estima que cobra alrededor de 20 mil vidas al año en todo el mundo.

Síndrome de fatiga informática (tecnoestrés). Presenta dos variantes:


  • Cuando se tiene dificultad de adaptarse al uso de nuevas tecnologías en el trabajo
  • Teniendo facilidad para adaptarse a la nueva tecnología, se invierte mucho tiempo en los medios electrónicos, descuidando las responsabilidades laborales. En ambos casos, se sufre estrés, lo que resta productividad
Suscribir