Negocios, Productividad Laboral, Enfermedades Laborales, Bienestar, Empresas
EQUIPOS, AIRE ACONDICIONADO, JOHNSON CONTROLS, TECNOLOGÍA HÍBRIDA, TORRES DE ENFRIAMIENTO, AHORRO DE AGUA
Especificar, Revista Digital, Mayo-Junio
Mujeres, Equidad de Genero, Construcción

REVISTA DIGITAL

especificar en redes

Contra Incendio, Protección, Normativa, Cultura, Opinión, Avances
EQUIPOS, PLOMERÍA, BAÑOS, GRIFERÍA, ESTÉTICA, RAMÓN SOLER
HERRAMIENTAS, PLOMERÍA, GENERAL PIPE CLEANERS, DESAGÜES, DRENAJES

Mayo-Junio

Mujeres, Equidad de Genero, Construcción

El artículo aún no termina

Maribel Miceli Maza / Vicepresidenta Mujeres Empresarias de la CMIC

Construcción


Durante muchos años, la construcción ha sido considerada una actividad exclusiva de hombres, y aunque cada vez hay menos prejuicios contra las mujeres que eligen disciplinas directamente relacionadas con este ramo, como ingeniería o arquitectura, hay una brecha enorme de desigualdad. 

La importancia de estas actividades estriba en que ingeniería y arquitectura, como pilares de la industria de la construcción, abordan un sinfín de campos en el desarrollo de servicios, obras y proyectos de infraestructura, que son de gran impacto para el mejoramiento económico de cualquier país. Así también, generan conocimientos que se aplican de diversas maneras para obtener las más innovadoras alternativas de solución; y en ambas disciplinas, hombres y mujeres han dedicado su vida para tener ciudades desarrolladas y con mejores servicios.

Actualmente, en México, egresan un promedio de 18 % de ingenieras y 35 % de arquitectas del total del colegiado de estas disciplinas, cifras que se han mantenido en la última década. En España, en cambio, ha ido bajando de 17 a 10 % la plantilla de ingenieras por falta de oportunidades.

No obstante, aun cuando el porcentaje ha incrementado, la brecha de desigualdad es enorme, no sólo en número de contratos sino en remuneración económica. Pese a los discursos oficiales, a los compromisos públicos de los políticos (salvo contadas excepciones), la realidad es otra. Se requiere de una concientización profunda para que se considere a las mujeres en igualdad de circunstancias y con los mismos derechos; voluntad política y verdadero cambio de la concepción estructural y cultural en nuestro ramo. 

Mujeres que construyen