Efecto Santa Claus, Especificar, Columna, Opinión
ESPECIFICAR, CAMPANA, EXTRACTORA, STABLE, VORTEX II
VRF, HISENSE, ESPECIFICAR, INNOVACIÓN
ESPECIFICAR, HVACR, AHR EXPO, INNOVATION AWARDS, 2018, INNOVACIÓN, TECNOLOGÍA

Edición Digital

Foto: Internet

La recolección y el almacenamiento de agua pluvial han sido prácticas comunes en Mesoamérica desde tiempos muy antiguos, ya en recipientes en depósitos subterráneos, o a cielo abierto.

El agua se captaba mediante canales y zanjas, aprovechando el agua rodada (en patios y casas, o en el campo, en jagüeyes, mediante bordos, entre otros), o bien, conduciéndola desde los techos de las viviendas y edificios por medio de canoas, canjilones de madera, pencas o canalitos hacia los depósitos. En las viviendas el agua se almacenó en recipientes de barro, enterrados o no, así como en pilas o piletas de barro, cal y canto excavados en el suelo, recubiertos en ocasiones con piedra o argamasa y estuco.


Entre los almacenes subterráneos domésticos de mayor antigüedad en el área se encuentran los de San José Mogote (1000 a.C.) y Tierras Largas (1000-900 a.C.), Oaxaca. Otros depósitos subterráneos son los chultunes o cisternas mayas, que se cuentan por miles en la península de Yucatán, que fueron vitales para los asentamientos prehispánicos y que persisten hasta el presente (Zapata 1982).

En lo que respecta a los depósitos pluviales a cielo abierto, destacan los jagüeyes, que fueron muy comunes en el centro y el sur de México, en especial en las zonas áridas y semiáridas donde el nivel freático estaba muy bajo o el suelo era rocoso y resultaba muy difícil alcanzarlo mediante la excavación de pozos someros. A los jagüeyes, hechos artificialmente o acondicionados aprovechando hondonadas naturales, situados en terrenos cercanos a cerros y lomeríos, se canalizaba el agua de las pequeñas corrientes pluviales o de los escurrimientos de los cerros y techos aledaños.


Otro tipo de depósito pluvial prehispánico, recientemente identificado por el arqueólogo Lorenzo Ochoa en la Huasteca meridional, y a diferencia de los jagüeyes que son de tierra, está recubierto con piedra basáltica columnar. Se trata de al menos cuatro grandes depósitos situados en la antigua población mercado de Tzicoac-Cacahuatenco (Veracruz), que proveían de agua a sus pobladores durante todo el año.*

​​
*Fuente: Semblanza histórica del agua en México, Conagua, 2009.

Jagüeyes y Chultunes,  la captación pluvial en el México antiguo

ZOELLER, LEADERBOARD, BANNER
Negocios, Productividad Laboral, Enfermedades Laborales, Bienestar, Empresas
CONTROLADORES, INTERFAZ, ESPECIFICAR, JOHNSON CONTROLS
Historia, Hidráulica, mayas, captación pluvial, prehispánicanico

especificar en redes

ESPECIFICAR, REVISTA DIGITAL, CONSTRUCCIÓN, EDIFICIOS ALTOS, DESARROLLOS MIXTOS, NOVIEMBRE, DICIEMBRE, EMERSON, HARDI, DANFOSS, PEX
Mujeres, Equidad de Genero, Construcción